¿Nunca te has encontrado ante un caballo al que el cuello se le cae hacía un lado y te has preguntado que le pasa? ¿Nunca te has planteado si les duele… o si es una enfermedad?

Verás en itHorse hemos estado investigando un poco respecto a este gran interrogante y hemos dado con la respuesta.

Cuando a un caballo, aparentemente sano, se le cae, literalmente, el cuello hacia un lado y la cosa va a más con el paso del tiempo, lo más probable es que el caballo padezca lo que comúnmente se conoce como “cuello de gato”.

Tranquilo, porque al caballo no le duele ni sufre por ello y aunque puede llegar a ser algo molesto, se trata de un problema principalmente estético.

Y bien, ¿Qué es esto? Te estarás preguntando…

Esto sucede cuando el caballo presenta diversos factores:

El principal es una atrofia de los denominados músculos enervantes, situados en el cuello del caballo.

Además de esto, es importante la cantidad de grasa que se le acumula en la crinera. El tejido subcutáneo y adiposo que se generan en esta tienen influencia en la caída del cuello del animal.

Este tipo de atrofia podría equipararse a una especie de parálisis de dichos músculos que, al acumularse grasa en la zona superior del cuello, el peso aumenta.

Se suman a esto el paso del tiempo, la gravedad y la elasticidad de dicha zona, que hacen que la parte superior del cuello cuelgue hacia un lado u otro de forma más o menos marcada al no tener una base de apoyo lo suficientemente fuerte para dicho peso.

Para que quede más claro:

Imagínate dos personas, una tiene la piel más flácida y tendencia a estar “fofo/a” si no se ejercita lo suficiente, rasgo heredado de sus padres, que siempre han sido así, ¡Qué se le va a hacer!

La otra no, más bien su piel es tersa y tiende a mantenerse lisa, al igual que su musculatura aunque no ejercite tanto como debería.

Con los caballos sucede algo parecido, en el caso del cuello de gato, la genética juega un papel importante.

Verás nuestro caballo con cuello caído o cuello de gato es, a grandes rasgos, como la primera persona.

La mala suerte, los malos hábitos y una genética algo desafortunada, pueden conducir a una caída mucho más pronunciada.

Y aunque con ejercicio se puede reducir, siempre existirá esa predisposición.

Y al final, con la edad, lo más probables es que se agrave la caída sin posibilidades de evitarlo.

En cambio, un caballo con el cuello normal y sin riesgo genético, por muy mal habito que tenga, el cuello no se le caerá de esa forma.

¿Esto le puede pasar a cualquier caballo?

Técnicamente, se trata de un problema que afecta más a ciertas razas o morfologías equinas concretas, ya que hay líneas, dentro de las razas de caballos, que no portan ni transmiten esta predisposición genética.

Por lo general, afecta a muchos caballos PRE o tipo PRE (morfologia parecida o mezclas), donde los cuellos anchos (con exceso de grasa) y finos junto con las largas y pesadas crines abundan… y no ayudan mucho a evitar la caída del cuello.

Este tipo de caballos, al tener poca base para soportar el peso de la parte superior hace que haya más predisposición a que el cuello caiga hacia un lado, inevitablemente.

Aún así puede afectar a otras razas, no es un problema exclusivo de los PRE.

Si, también le puede pasar a los burritos, como puedes ver en la foto.

¿Se puede curar o reducir?

Antes que nada, no se trata de una enfermedad. Más bien es un defecto que afecta a la estética del caballo.

Por lo tanto, la atrofia no se puede curar, pero en algunas ocasiones puede reducirse su tamaño o disimular mejor el problema estético.

Aunque existen métodos para reducirlo, el cuello de gato es una característica hereditaria y esto quiere decir que se pasa de una generación a otra.

Por eso es muy importante que los sementales que presenten este tipo de atrofia muscular sean apartados de la crianza lo antes posible.

Además, dicha característica disminuye en gran medida el atractivo físico de los caballos y es más difícil venderlos, por lo cual el riesgo de que caigan en círculos viciosos de compra-venta o abandono es mayor.

¿Cómo es la evolución del cuello de gato?

Si el caballo es joven, puede que aún no haya desarrollado esta atrofia y por tanto será muy difícil detectar si esto le va a pasar con el tiempo o no.

Si tienes sospechas, consulta con un veterinario y un profesional sobre las mejores opciones para retrasar la aparición de la caída del cuello o disimularla.

Una vez se manifiesta, simplemente notarás que el cuello se ladea más hacia un lado que otro hasta que, con el tiempo, el cuello le cuelgue definitivamente hacia un lado.

Como te he comentado antes, esto no le duele ni supone un problema para el caballo más que el que pueda causar estéticamente así que, si lo que te preocupa es que tu caballo pueda estar sufriendo dolor, no es el caso.

Aunque no puedas evitar su aparición, existen varios métodos basados en el control de peso, ejercicios y collares específicos (aunque existen otros métodos menos comunes) para mejorar el aspecto del cuello, evitar que empeore rápidamente o retrasar la aparición del cuello de gato.

Pero lo principal es asumir que a tu caballo se le caerá el cuello y aceptar esa como una característica más de él.

¿Esto puede influir en nuestro rendimiento? ¿Voy a poder seguir montándolo como siempre?

¡Por supuesto que puedes seguir montándolo! ¡Y debes!

Piensa que a tu caballo no le duele ni le supone un inconveniente, al contrario, mientras más en forma se mantenga y más ejercites la zona del cuello muchísimo mejor.

A ti, de la misma forma, no te a va a molestar el cuello mientras montas. Por la ergonomía que se produce durante la monta, el cuello no debería ser un problema ni para las riendas, ni a la hora de colocar tus manos, ni de equilibrio ni de musculación.

E incluso muchas veces ocurre con este tipo de caballos que, a la hora de montar, ¡Ni te das cuenta!

Te puedo asegurar que este caballo es el mismo que el de la primera foto del post. Increíble, ¿Verdad?

Suele notarse más cuando el caballo está en reposo o con el cuello relajado y sin posicionar.

Aunque debo advertirte que existen casos muy extremos donde la caída del cuello es muy exagerada y visible. Aún así, no es motivo para dejar de montar o ejercitar a tu caballo.

Así que… ¡Mantén lejos ese pensamiento!

A nivel estético, ¿Puedo seguir concursando?

La respuesta es sí, puedes seguir concursando y subiendo de nivel. El sigue siendo el mismo y con entrenamiento y esfuerzo no hay motivo para apartarlo de la competición.

¡Sois un equipo!

A nivel estético, no es un problema ya que ni tu ni tu caballo estáis incumpliendo ninguna norma.

Y esto se aplica a todas las disciplinas. No es común ver caballos con el cuello caído, pero tu caballo sigue siendo el de siempre, puedes seguir practicando la disciplina que más te guste y seguir disfrutando con él al 100%.

Pero… Siempre hay un pero.

El problema aparece cuando tenías otros planes para tu caballo.

Por ejemplo, si tu idea era la de usarlo como semental y/o presentarlo a concursos morfológicos… Seguramente no lleguéis muy lejos.

Lamento decirte que, aunque a ti te siga pareciendo el caballo más bonito del mundo, las normativas en este tipo de concursos son muy estrictas y definen muy bien cómo debe ser el caballo representante de una determinada raza y, por desgracia, aún no se aceptan los caballos con el cuello caído en el mundo de los concursos de belleza equina.

De la misma forma, los caballos con este tipo de “defectos” suelen ser rechazados para la reproducción por lo que te he comentado antes; se trata de un problema genético y se transfiere de padres a hijos.

Si ese era tu plan, tendrás que replantearte vuestros objetivos en el mundo ecuestre y no desistas, sigues teniendo un caballo de 10 y perfectamente válido para cualquier otra cosa que quieras hacer con él.

Así que esta es una oportunidad para replantearos vuestros objetivos dentro de este mundo.

Con este post espero haber podido aclarar tus dudas respecto al cuello de gato o cuello caído del caballo y que puedas entender mejor qué implica esto para la vida del caballo y del jinete que lo acompaña.

No dudes en compartir este post con tus amigos en Instagram y Facebook!